0

Antes de nada, debes planificar qué cambios quieres llevar a cabo y qué estilo elegir. Hay una gran variedad de opciones que te ayudarán a transformarlo por completo. Una vez lo hayas decidido, ¡ya puedes empezar!

Dar ese nuevo aspecto que deseas a tu baño es muy fácil y sencillo, puesto que no necesitas cambiar tus azulejos. Simplemente hay que cubrirlos con alfombras y azulejos vinílicos.

 

Te preguntarás, ¿cómo? Pues muy sencillo, en tres simples pasos podrás colocar tus azulejos vinílicos:

1.- Primero tienes que limpiar la superficie sobre la que quieras colocarlos

2.- Después, retiras el papel protector que se encuentra detrás de las piezas

3.- Y por último, solo tienes que pegarlos

¡Y ya está!

 

Para tu tranquilidad, te comentamos que los azulejos vinílicos se pegan sin complicaciones y no crean burbujas.

Puedes instalarlos en paredes, muebles, ventanas, superficies plásticas o metálicas y encima de tus azulejos antiguos que tantas ganas tienes de cambiar. Además, con la variedad de estilos y colores que existen puedes decorar según tus gustos y necesidades. ¡Te encantarán!

 

Por ejemplo, si tienes paredes blancas, a pesar de que aportan sensación de amplitud y luminosidad, entendemos que te puedan llegar a cansar. Por eso, te aconsejamos que mantengas zonas en blanco e introduzcas azulejos con colores vivos o que casen con los tonos de los muebles en una de las paredes o en parte de ella. También puedes crear patrones o colocarlos a modo de cenefa. De esta forma no perderás la luz pero añadirás un toque moderno y romperás con la monotonía.

Si, por el contrario, simplemente te has cansado de tus azulejos, ¡sólo tienes que recubrirlos! Bastará con pegar los azulejos vinílicos por encima y tu baño tendrá un aspecto totalmente nuevo. Y lo mejor: te llevará muy poco tiempo.

 

Renovar tu suelo también es muy sencillo si haces uso de una alfombra vinílica. Además de que puedes elegir el estampado que más te guste, entre sus ventajas encontramos que es antideslizante, antihongos, resistente al agua y funciona como aislante térmico. Al igual que los azulejos, son fáciles de instalar y retirar y, si te cansas de ella y quieres guardarla, ocupa muy poco espacio. También, son muy fáciles de limpiar; para ello tan sólo necesitas agua y jabón neutro. ¡Ya no tienes excusa para disimular tus viejas baldosas!

 

Atrévete a darle un toque diferente a las paredes y suelos de tu baño con las alfombras y azulejos vinílicos. ¡Nos encantará ver el resultado! Comparte tus fotos a través de las redes sociales mencionándonos (@homeandliving.es en Instagram y Facebook) y con el hashtag #Homeandliving

Publicar comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.